02 Abr, 2014
Vivienda de construcción modular

Los cambios demográficos que viene sufriendo la sociedad del siglo XIX son una realidad. La estructura habitual de “familia tipo” (padre, madre e hijos),  va dejando paso a nuevos modelos familiares como solteros, separados, familias monoparentales, parejas sin hijos y personas mayores que viven solas o en pareja.

Debido a esto, las necesidades de vivienda también cambian. Sin embargo, en la actualidad, existen numerosas dificultades para adaptar nuestra vivienda a una estructura familiar que cambia rápidamente con el paso de los años.  Afrontar la compra de una nueva vivienda o, incluso, un nuevo alquiler, siempre conlleva un gran esfuerzo. Por eso, una de las ventajas que aporta la construcción industrializada de viviendas es, precisamente, la ampliación por módulos de nuestra casa.

La adaptabilidad del sistema de construcción modular aporta un valor añadido que el de la construcción tradicional no puede ofrecernos. Si en unos años nuestra familia cambia y la necesidad de espacio se torna necesaria, en un par de meses podemos ampliar nuestra vivienda a medida, sin apenas molestias para los inquilinos y vecinos y pudiendo hipotecar esa ampliación como si de una vivienda tradicional se tratara.

Debido a que el proceso de industrialización se realiza en fábrica, la vivienda sale terminada casi al 90%, se transporta la ampliación y se hace el conexionado para los suministros en tan sólo unos días. De esta manera,  el impacto medioambiental y acústico se reduce al máximo y contamos siempre con la posibilidad de reubicar nuestra casa modular.

Mapa de Localización

Comentarios en Facebook

Añadir nuevo comentario