26 Jun, 2014
Elección de materiales exteriores diversos

     Cuando hablamos del fenómeno low cost, tan extendido hoy día, debemos entender bien el concepto que se plantea con esta nueva filosofía que surge hace algunos años y que ha ganado y sigue ganado miles de adeptos.  Debido a la situación de crisis que atravesamos, el ingenio del consumidor sale a flote para gastar su dinero de manera inteligente pagando sólo por lo que realmente le interesa pero siempre manteniendo la calidad del servicio o del producto. Así nacen compañías que ha sabido manejar muy bien el concepto, como conocidos operadores de vuelos, las especializadas en cupones descuento,  comparadores de precios, etc…

En el sector de la construcción se comienza a oír también este término. Concretamente y en muchos casos, relacionados directamente con las viviendas. Surgen, casi de la nada, nuevas empresas que ofrecen casas modulares a precios low cost. Pero cuidado con esto porque no es oro todo lo que recule.

En Eurobox llevamos décadas dedicados a la construcción modular y nuestra experiencia nos dice que, no siempre el concepto modular va asociado al de “más barato”. Guillermo Martínez, director de operaciones de la compañía, afirma que  “la construcción industrializada no tiene porque ser más barata que la construcción tradicional”.

Pensemos en las ventajas que aporta la construcción modular, como la rapidez, los estrictos controles de calidad en fábrica, la flexibilidad de adaptación al gusto del cliente y algo fundamental, que no existen desvíos en el presupuesto final, de manera que el cliente no se lleva sorpresas desagradables de última hora. Éste se fija un objetivo máximo de precio y entorno al mismo se realiza la elección de materiales.  Por supuesto, ni que decir tiene, que la elección de materiales es fundamental para el tema de costes. La variedad es infinita y las calidades muy diferentes. Este factor influye de manera directa en el precio final de la construcción y es totalmente decisivo. Por tanto, hoy día, la única manera de abaratar costes para poder ofrecer una vivienda de las que llaman low cost, es disminuir la calidad.

En el siguiente post explicaremos el porqué, a día de hoy en nuestro país, no podemos ofrecer una preindustrialización de viviendas low cost sin bajar, claro está, la calidad de los materiales y de los procesos.

Mapa de Localización

Comentarios en Facebook

Añadir nuevo comentario